Óptima Infinito

El Blog de José Miguel Bolívar

Optima infinito

Las luces y las sombras de GTD

| tiempo de lectura 3:39'
Sombras chinescas como ejemplo de las luces y las sombras de GTD

Hoy me gustaría compartir contigo algunas reflexiones sobre las luces y las sombras de GTD.

Si quieres evitar frustraciones cuando intentas entender y aplicar esta metodología, considero imprescindible saber que GTD está lejos de la perfección.

Obviamente, GTD® ha marcado un antes y un después en la historia de la efectividad personal y sigue siendo el estándar. Esto es indiscutible.

Este merecido liderazgo ha sido posible porque, a diferencia de otras «soluciones» en el campo de la efectividad, GTD se basa en principios productivos universales.

Las prácticas que propone proceden, en su inmensa mayoría, de estrategias que han sido ampliamente validadas por la ciencia.

Gracias a la solidez de sus fundamentos, GTD ha triunfado donde el resto de enfoques, planteamientos y metodologías han fracasado.

Y, aun así, GTD es imperfecto hasta tal punto que, probablemente, su imperfección sea el peor enemigo de su aprendizaje.

Las luces de GTD

La mayoría de planteamientos alternativos a GTD —tanto previos como contemporáneos— tienen una cosa en común: están obsoletos.

Y lo están porque operan en un paradigma caduco: el de la productividad del trabajo manual.

Este antiguo paradigma, válido y aplicable a las cadenas de producción del siglo XIX, es inservible en la realidad actual.

Una de las grandes «luces» de GTD es que se trata de una metodología del siglo XXI que nace para dar respuesta a los problemas de efectividad del siglo XXI.

Otra de estas grandes «luces» indiscutibles es obvia: GTD funciona.

Sí, es cierto que el camino para dominar la metodología es largo y tortuoso y que requiere dosis enormes de humildad, perseverancia y paciencia.

Pero también es cierto que, si se dispone de esas cualidades, el camino se recorre sin mayor problema y la recompensa es inmensa.

Y por citar algunas más, otras de sus grandes «luces» son la simplicidad, flexibilidad y potencia de los principios universales en los que se basa.

Algo tan sencillo como, en lugar de utilizar la memoria como gestor de recordatorios, construir y mantener una mente externa que contenga los recordatorios adecuados —en las categorías adecuadas— para verlos cuando tiene sentido.

Las sombras de GTD

Si una de las principales «luces» de GTD es la simplicidad de los principios productivos universales en los que se basa, sus principales «sombras» son la manera de darles forma (su estructura) y de enseñarlos (su didáctica).

Esto es importante porque los principios en los que se basa GTD son una cosa y GTD es otra (aunque Allen intente hacer creer cada vez que tiene ocasión que ambas son lo mismo).

Los principios productivos universales en los que se basa GTD ya estaban ahí mucho antes de que Allen los reconociera, como él mismo admitió hace unos años en una entrevista de la BBC, «I didn’t make this stuff up, I recognized it».

El mérito de Allen ha sido sacar esos principios de la abstracción y darles una estructura reconocible y utilizable por el gran público.

El problema es que Allen ni es metodólogo ni es formador. Como él mismo dice, es solo un buen ponente (muy bueno, en mi opinión).

La consecuencia de estas carencias es que GTD es una manera extremadamente complicada de explicar unos principios productivos y unas buenas prácticas extremadamente sencillas.

Aunque escribiré con más detalle sobre esto en otro momento, me estoy refiriendo a lo desacertado de varios de sus conceptos (por ejemplo, «proyecto»), de sus modelos (como los 5 pasos que no son pasos) y de su didáctica (libros y formaciones).

Conclusiones

Casi dos décadas de uso y más de una década enseñando GTD a unos cuantos miles de personas, me han permitido identificar algunos patrones nítidos en el camino para dominar GTD.

Que la inmensa mayoría de las personas hayamos interpretado mal las mismas cosas, y cometido prácticamente los mismos errores, se puede explicar de diversas maneras.

Una es creer que todas estas personas tenemos una capacidad de comprensión limitada.

Otra es pensar que la forma en que está planteada la metodología —tanto en su estructura como en su didáctica— da lugar a malas interpretaciones y conduce a errores.

No sé qué opinarás tú, pero yo me inclino por la segunda opción.

En cualquier caso, lo que está claro es que, a pesar de sus muchas imperfecciones, GTD funciona y ha triunfado donde el resto de metodologías han fracasado.

Por otra parte, Allen siempre dice que su visión es hacer llegar GTD a todo el mundo, imagino que para que puedan beneficiarse de todo lo que ofrece.

Quién sabe, igual ha llegado el momento de plantearse si esto es realmente posible, y de cuestionarse si el motivo por el que GTD no ha llegado más lejos es precisamente su innecesaria complejidad.

¿Y si la manera de hacer llegar GTD a todo el mundo fuera trascenderlo? Aunque pueda sonar paradójico, tal vez el camino hacia la universalidad pase por su deconstrucción.

A lo mejor la solución es eliminar las capas exteriores de ruido, extraer sus principios y construir con ellos algo nuevo y mejor, con una nueva estructura y una nueva didáctica.

Y entonces, tal vez, la esencia de GTD, el valor que encierra, sea entendible y aplicable para todo el mundo.

¿Tú qué opinas?

Comentarios

Alberto Sabaté avatar
Alberto Sabaté


Creo que la evolución de la sociedad, la rapidez con la que nos llega información por diversos canales, los cambios en la manera de trabajar obligan a un replanteamiento personal de adaptación de GTD a las necesidades de cada uno. Entiendo y defiendo GTD como base o punto de partida, pero no debe ser algo cerrado. Y, esas sombras que comentas en el articulo debemos cada uno a nuestro nivel tratar de convertirlas en luz.

José Miguel Bolívar avatar
José Miguel Bolívar


Hola, Alberto. Coincido plenamente contigo. El problema que veo es que, para llegar a ese punto que comentas de replanteamiento personal de adaptación de GTD, hay que recorrer antes un camino, digamos llegar a unos mínimos en el de uso de GTD, no sé si estarás de acuerdo.
Mi reflexión se refiere más a la parte previa al estado que tú comentas. Me refiero a los primeros pasos con GTD, por llamarlo de alguna manera. En mi experiencia, es aquí donde abandona la gran mayoría de la gente, privándose de experimentar siquiera mínimamente los beneficios de la metodología.
Muchas gracias por participar en la conversación. Un saludo.

Mario avatar
Mario


Hola Jose Miguel,

Yo también estoy de acuerdo en que la didactica de GTD (tal y como están explicada en los libros de Allen) es muy mejorable y que sin duda es un problema para todas las personas que se acercan por primera vez a GTD.

Para muestra tu propia experiencia que compartes en este blog y cómo estás corrigiendo/actualizando contenidos de tu libro... ¡cuando ya llevabas siete años utilizando GTD! (Por no hablar de mi propia experiencia y de los años que llevo "dándole vueltas" a algunas cosas :-O)

Entiendo que después de tantos tiempo trabajando con GTD (como formador y como usuario) ahora tienes "la claridad" para proponer cambios en esta didáctica para que sea más eficaz.

La pregunta obvia es... detrás de esa "deconstrucción" que propones ¿hay algún proyecto nuevo? ¿Otro libro por tu parte o cursos diferentes a los que ahora mismo ofrecéis en Optima Lab?

Yo por mi parte estoy deseando ver esas propuestas.

Un saludo,

Mario

José Miguel Bolívar avatar
José Miguel Bolívar


Como bien has intuido, detrás de esta «deconstrucción» hay mucha reflexión y, sin hacerte spoilers, te puedo avanzar que tenemos una olla en el fuego. Esperamos que el guiso esté listo para servir más pronto que tarde ;-)
Un saludo.

Todo el contenido de Óptima Infinito, el Blog de José Miguel Bolívar, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2008-2021 José Miguel Bolívar - Algunos derechos reservados

Ir al contenido