Óptima Infinito

El Blog de José Miguel Bolívar

Optima infinito

XX Jornadas OPTIMA LAB: un proyecto renovado

| tiempo de lectura 4:50'
Cuarto en renovación como ejemplo de XX Jornadas OPTIMA LAB: un proyecto renovado

Los pasados días 20 y 21 de diciembre tuvieron lugar las XX Jornadas OPTIMA LAB.

Fueron una vez más en formato virtual aunque, por primera vez, en horario laboral europeo.

Me sorprendió el notable impacto positivo que este detalle logístico, aparentemente menor, tuvo en las Jornadas.

Por una parte, el ritmo y la dinámica fueron muy superiores, imagino que gracias a un mayor nivel de energía mental por parte de todas las personas participantes (4).

Por otra, pudimos completar las Jornadas en un día y medio en lugar de los tres medios días habituales de este formato, lo que nos permitió un mayor nivel de enfoque.

Esta mejora operativa fue posible gracias a no necesitar adaptarnos a la zona horaria de Laura, que había abandonado la red unos días antes. Luego comentaré más detalles.

El triunfo de la estrategia

Las XX Jornadas han sido unas de las más efectivas, relevantes y gratificantes que recuerdo.

Una de las razones es que han sido eminentemente estratégicas, es decir, unas Jornadas «como deben ser».

Con anterioridad a la profunda transformación pos-COVID-19 que experimentó la red, las Jornadas solían tener gran parte de contenido operativo que no éramos capaces de eliminar.

A partir de dicha transformación, logramos revertir la tendencia y en las últimas ediciones pudimos comprobar cómo avanzábamos en la dirección correcta.

Sin embargo, ha sido en estas XX Jornadas en las que hemos logrado dejar atrás por fin las anécdotas operativas y centrarnos plenamente en lo relevante.

Estas Jornadas harán historia porque van a marcar un antes y un después en OPTIMA LAB.

Lo que hemos decidido son cambios de enorme magnitud y que van a tener un impacto muy significativo en nuestra red y en nuestros clientes.

Sus consecuencias serán además notables en su intensidad y amplitud, ya que son cambios profundos en nuestros modelos de negocio, operativo y de funcionamiento interno.

Una transición que termina

Una de las decisiones con mayor impacto en estos casi dos años fue la de dar más tiempo al proyecto de extender OPTIMA LAB a Latam.

Había buenos motivos para ello. Hasta que llegó la COVID-19, las perspectivas de negocio en Latam eran muy prometedoras y el modelo establecido apenas consumía recursos de la red.

Era un modelo distinto en el que Laura estaba en modo «visitante», pasando un tiempo con nosotros para familiarizarse con nuestra operativa mientras completaba su certificación como Master Trainer.

El plan inicial era que luego desarrollara el negocio en Latam de manera autónoma como subfranquicia.

La COVID-19 lo cambió todo, las buenas perspectivas en Latam se desvanecieron y la red vio drásticamente reducido su tamaño.

Hasta entonces nunca habíamos considerado la opción de integrar plenamente a Laura como nodo de OPTIMA LAB porque carecía de sentido.

Había demasiadas diferencias, a múltiples niveles, que dificultaban considerablemente el encaje.

Diferencias, por ejemplo, en el nivel de madurez —y de precios—de ambos mercados, de culturas, zona horaria o incluso de perfil y competencias.

La situación pos-COVID-19 hizo que nos replanteáramos las cosas para dar tiempo a que se aclarara el panorama en Latam y poder capear la situación desde el punto de vista operativo.

Así, Laura asumió un papel más activo —ahora sí, como un nodo más de la red— que ha sido muy importante durante este tiempo de transición y que quiero agradecerle desde aquí.

En estos casi dos años hemos probado enfoques y buscado el mejor encaje posible entre nuestras realidades. Lamentablemente ninguno de ellos ha logrado funcionar bien.

Demasiadas diferencias, algunas difícilmente salvables, presagiaban que la marcha de Laura fuera sólo cuestión de tiempo.

Su ausencia pone fin a este periodo de transición y marca el inicio de un proyecto OPTIMA LAB renovado.

Siempre aprendiendo

Como decía en las crónicas de mis diez años de consultoría artesana, en 2021 he trabajado mucho en mi desarrollo personal.

Gracias al proceso con acompañamiento profesional en el que todavía continúo estoy entendiendo y dando sentido a lo ocurrido en OPTIMA LAB y a otras muchas cosas.

Ahora sé que mi planteamiento inicial de la red era tremendamente naif, más basado en cómo me gustaría que fueran las cosas que en cómo son en realidad.

Una de las consecuencias de aquella ingenuidad es que nunca me planteé que tuviera sentido poner algún filtro a la entrada en la red y, menos aún, disponer de un proceso de selección.

Actualmente sigo pensando que disponer de un proceso de selección carece de sentido en un modelo de red.

Sin embargo, sí creo que tiene sentido disponer de un estricto proceso de filtrado porque, como dice sabiamente Jordi Fortuny en un imprescindible post, «la ilusión no es suficiente».

Para hacerlo de manera profesional estamos contando con el asesoramiento de Facthum, expertos en identificación del talento y evaluación de competencias.

Porque hoy sabemos que, sin lugar a dudas, hay una serie de competencias indispensables para tener futuro en OPTIMA LAB: flexibilidad cognitiva, mentalidad de crecimiento, resiliencia, autoestima y un alto nivel de competencia digital son algunas de ellas.

Reconozco que me avergüenza un poco haber tardado tanto en llegar aquí. Si lo hubiera hecho antes, creo que la historia de la red habría sido completamente distinta.

Un proyecto renovado

La red OPTIMA LAB la constituimos actualmente Jordi y yo. Esto nos está permitiendo implementar de manera ágil un montón de mejoras necesarias nunca abarcadas hasta ahora.

Estamos realizando cambios profundos en nuestros enfoques, procesos y herramientas. Buscamos optimizar el uso de nuestros recursos y aportar más valor a nuestros clientes.

A mí me encanta el ritmo al que estamos siendo capaces de transformar la red. Me lo estoy pasando en grande y creo que Jordi también.

Aún así, nuestra intención es seguir creciendo, aunque sin concesiones. Yo, al menos, he aprendido bien la lección.

En este sentido, el nuevo modelo de incorporación a la red ya ha dado sus frutos y actualmente hay una persona, a la que por ahora llamaré por su acrónimo de futuro nodo PMOU, que se encuentra en una etapa avanzada del proceso.

Superado el primer gran hito —probablemente el más retador—PMOU avanza con paso firme hacia la superación de los restantes.

Jordi y yo deseamos firmemente que lo consiga y poder anunciar más pronto que tarde su incorporación definitiva a la red.

En el otro extremo del proceso de incorporación está KSAN que, como quien dice, acaba de llegar.

Las sensaciones también son buenas en este caso y nos encantaría que KSAN superara todo el proceso. En cualquier caso, iremos viendo.

Y poco más que añadir. Yo estoy de un humor excelente y muy ilusionado con este proyecto renovado de OPTIMA LAB.

Un nuevo proyecto que, por si fuera poco, viene acompañado de excelentes perspectivas para este 2022 y un montón de iniciativas apasionantes. ¿Qué más se puede pedir?

Comentarios

Antonio Simón avatar
Antonio Simón


Buenas tardes José Miguel.
Simplemente desearte el mayor de los éxitos, tú esfuerzo y honestidad lo merecen.
Un abrazo

José Miguel Bolívar avatar
José Miguel Bolívar


Muchas gracias, Antonio.
Un abrazo fuerte.

Alberto Almoguera avatar
Alberto Almoguera


Hay que seguir remando JM. Mucho ánimo para los nuevos desafíos!!

José Miguel Bolívar avatar
José Miguel Bolívar


Muchas gracias, Alberto. Para serte sincero, hacía mucho que no se me hacía tan fácil remar. ¡Hay que ver lo importante que es la perspectiva!
Un abrazo fuerte!

Todo el contenido de Óptima Infinito, el Blog de José Miguel Bolívar, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2008-2021 José Miguel Bolívar - Algunos derechos reservados

Ir al contenido