Óptima Infinito

El Blog de José Miguel Bolívar

Optima infinito

Los Horizontes Superiores son sólo para Reflexionar

| tiempo de lectura 4:07'
Joven mirando el horizonte como ejemplo de los Horizontes Superiores son sólo para Reflexionar

En este post voy a explicar por qué los Horizontes Superiores son sólo para Reflexionar.

Aunque en realidad la afirmación anterior es una licencia literaria, porque también se usan para Organizar y Ejecutar.

El motivo que me ha llevado a escribirlo es que uno de los errores más comunes al dar los primeros pasos por el camino para dominar GTD® es mezclar los Horizontes Superiores con otras categorías organizativas.

Un error que yo también cometí y del que —peor aún— tardé mucho tiempo en darme cuenta y corregirlo.

Te contaré cuáles son los motivos más frecuentes que provocan este error, para que puedas estar al tanto y evitarlo.

Explicaré también qué son, qué aspecto tienen y para qué sirven en realidad los Horizontes Superiores.

Y, por supuesto, expondré por qué mezclarlos con otras categorías organizativas es una mala práctica y qué consecuencias negativas tiene.

La fórmula perfecta para hacerlo mal

La combinación de factores es tan «perfecta» que considero muy difícil evitar este error en las primeras etapas de GTD.

En primer lugar tenemos esa fuerte «mentalidad de archivista» —probablemente fruto de nuestro pasado primitivo— que nos lleva a obsesionarnos con «¿dónde lo pongo?».

Al igual que para un martillo todo son clavos, para las personas con mentalidad de archivista todo son archivos, contenedores en los que «poner» cosas.

En segundo lugar, los Horizontes Superiores se explican empleando la metáfora de los niveles de altitud, una metáfora sobre cuya efectividad pedagógica sigo teniendo mis dudas.

Porque esta metáfora jerárquica, de amplitud creciente, favorece que se malinterpreten los Horizontes Superiores como una serie de contenedores anidados unos dentro de otros, a modo de muñecas matrioska.

En tercer lugar tenemos las herramientas, que también contribuyen generosamente a este error incorporando elementos de los Horizontes Superiores en sus gestores de listas.

Lógicamente, encontrarnos con estos elementos (categorías, etiquetas, etc.) nos lleva a pensar que, si están ahí, será para usarlos, con lo cual el error es casi inevitable.

Y, finalmente, está el desconocimiento de GTD, fruto de (mal)interpretar y suponer en lugar de dedicar el tiempo y la energía mental necesarios para entenderlo.

Si crees que GTD es simplemente un sistema de listas o, peor aún, un sistema de carpetas, es que sigues sin entenderlo.

GTD es simplemente una colección organizada de recordatorios visibles.

La verdad sobre los Horizontes Superiores

Los recordatorios de GTD pueden ser de muchos tipos y tener distintas utilidades. Ahora no voy a extenderme, pero escribiré un post al respecto detallando todos los tipos que existen y la utilidad de cada uno de ellos.

En el caso concreto de los Horizontes Superiores, estamos hablando de recordatorios de diversa naturaleza, todos ellos relacionados con lo que en GTD se llama Perspectiva.

Estos pueden abarcar desde qué es lo verdaderamente importante para ti en este mundo hasta cuáles son los estándares que quieres mantener en tu vida.

Lo que todos ellos tienen en común es que son aspectos de tu vida relevantes para ti por un motivo u otro.

Por eso quieres reflexionar sobre ellos con la frecuencia necesaria, para obtener una visión más completa y global al respecto, por si consideras oportuno introducir algún cambio.

Y, como el cerebro es una chapuza y la memoria más aún, utilizas recordatorios para no olvidarte de Reflexionar sobre ellos con la frecuencia necesaria.

El aspecto de estos recordatorios puede ser el de un mapa o una lista. Ambos formatos son igualmente válidos, así que puedes elegir el que más te guste.

De hecho, se pueden parecer mucho a las listas de desencadenantes de incompletos que entregamos en la formación GTD oficial de Nivel 1, tanto en apariencia como en uso.

Los Horizontes Superiores no son en ningún caso contenedores de elementos de otras categorías organizativas.

Me refiero a que el propósito no contiene la visión, ni esta contiene las metas y objetivos, ni estos las áreas de enfoque y responsabilidad, ni estas contienen proyectos ni los proyectos contienen acciones.

Los Horizontes Superiores sólo contienen recordatorios de aspectos de tu vida sobre los que quieres Reflexionar regularmente.

Mala práctica y sus consecuencias

Los recordatorios de los Horizontes Superiores son muy distintos de los que usas a diario y/o semanalmente para recordar qué te has comprometido a hacer o qué resultados quieres conseguir, por citar algunos ejemplos.

De hecho, son distintos en todo, tanto en su naturaleza, como en su apariencia como en su utilidad. Por consiguiente, mezclarlos con los de uso diario o semanal es una mala práctica.

La buena práctica es organizar con el menor número posible de criterios para poder elegir rápido y sin esfuerzo.

Añadir información innecesaria a los recordatorios de tus categorías organizativas básicas, además de ser un trabajo adicional injustificado, obliga a tu cerebro a decodificar información extra de mínima nula utilidad.

Por poner un ejemplo concreto, asociar áreas de enfoque o responsabilidad a los recordatorios de tus acciones y proyectos es sobrecomplicar.

Y ya sabes que el problema de sobrecomplicar es que dificulta el avance por el camino para dominar GTD, porque favorece que te caigas de la tabla.

Porque, además, da exactamente igual que tengas más o menos recordatorios en cada uno de esos Horizontes Superiores.

Mientras tengas en cada uno de ellos lo que para ti tenga sentido tener, la cantidad da exactamente igual.

Es completamente normal tener muchos en algunos y muy pocos en otros. Lo que no es normal es lo contrario.

Y para saber si tienes en cada uno de ellos lo que para ti tiene sentido tener lo único que necesitas es Reflexionar, revisándolos y pensando sobre ellos con la frecuencia y, sobre todo, con la calidad de pensamiento adecuados.

Así que, recuerda, añadir los Horizontes Superiores a tus listas de acciones y/o proyectos es sobrecomplicar (y, normalmente, también procrastinar) porque los Horizontes Superiores son, esencialmente, para Reflexionar.

Comentarios

Juan Carlos Hoyos Posada avatar
Juan Carlos Hoyos Posada


Gracias maestro Bolívar por el articulo es en verdad muy interesante, no encuentro en este espacio como plantearle mis preguntas sobre lo explicado en esta entrada de su blog, pero sería interesante ver algo de la manera en que usted tiene montado actualmente su sistema para mantener su mente extendida.

José Miguel Bolívar avatar
José Miguel Bolívar


Muchas gracias, Juan Carlos. Los Horizontes Superiores los gestiono fuera de mi sistema de listas. Las Áreas de Enfoque y Responsabilidad las tengo en mapas mentales, el Propósito es una frase (está publicada en un post del blog), la Visión no la tengo escrita porque es algo que tengo muy claro y, por tanto, no necesito recordatorios, y tampoco utilizo metas ni objetivos, por el mismo motivo.
Espero que te resulte útil.
Un saludo.

Todo el contenido de Óptima Infinito, el Blog de José Miguel Bolívar, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2008-2021 José Miguel Bolívar - Algunos derechos reservados

Ir al contenido