Óptima Infinito

El Blog de José Miguel Bolívar

Optima infinito

XIX Jornadas OPTIMA LAB: velocidad de crucero

| tiempo de lectura 4:31'
Avión y estela como ejemplo de XIX Jornadas OPTIMA LAB: velocidad de crucero

Los pasados días 26, 27 y 28 de julio tuvieron lugar las XIX Jornadas OPTIMA LAB, una vez más en formato virtual.

Pensando en el título de estas crónicas, he elegido «velocidad de crucero», una de las traducciones al español de la expresión inglesa cruise control.

Han sido varios los motivos que me han llevado finalmente a elegir esta expresión.

El primero es que ha estado muy presente en la vida de la red de los últimos meses y esto, al menos en mi caso, ha tenido consecuencias (positivas).

El segundo es que representa muy bien —al menos para mí— el estado en el que se encuentra actualmente la red y, sobre todo, mi estado mental dentro de ella.

Y el tercero es el significado simbólico que tiene —también para mí— como representación metafórica de un hito clave en la vida de OPTIMA LAB.

Velocidad de crucero

Si tuviera que elegir un «proyecto estrella» de los muchos en los que hemos estado trabajando entre las Jornadas de abril y estas, ese sería sin duda el lanzamiento del Nivel 2 de la formación GTD® oficial.

Y si a su vez tuviera que elegir cuál de los subproyectos de este proyecto ha sido el «subproyecto estrella», ese sería la traducción al español del Programa de Refuerzo del Aprendizaje Mindmarker.

Gracias a la gestión con «puño de acero en guante de terciopelo» que Jordi Fortuny hizo de este subproyecto, creo que el resultado ha sido espectacular.

De todo el trabajo que conlleva la traducción del programa, la de los videos de David Allen en particular supone toda una experiencia.

No sólo por la complejidad que conlleva conservar los matices de las expresiones originales al traducirlas, sino por los debates, reflexiones y aprendizajes que se derivan de escuchar y leer al maestro una y cien veces hasta dar por bueno el resultado.

Por ejemplo, David Allen utiliza con frecuencia la expresión «velocidad de crucero» (cruise control en inglés) en sus videos del Mindmarker del Nivel 2.

Esta expresión se refiere a situaciones en las que una persona es capaz de continuar fácilmente con lo que está haciendo, sin necesidad de esforzarse o pensar mucho.

Allen la utiliza como metáfora complementaria a «la mente como el agua». No sólo estás a lo que estás, 100% presente, sin sobrerreaccionar ni infrarreaccionar, sino que, además, logras que todo fluya sin esfuerzo.

Una red diferente

Aunque esta nueva etapa de la red es aún muy joven, sobre todo en comparación con etapas anteriores, la magnitud del cambio es tan grande que podemos hablar sin duda de una red diferente.

No sabría explicar muy bien por qué. Imagino que la virtualidad total en la que nos sumió la COVID-19 ha jugado un papel muy importante.

Supongo que la reducción de tamaño también habrá tenido consecuencias positivas, simplificándolo todo y haciendo que las cosas fluyan de manera más ágil.

Sin olvidar a las personas, que son el alma de cualquier proyecto.

Pero creo que también ha habido una profunda transformación personal, al menos en mi caso.

Porque la red ha cambiado, pero algunos patrones se siguen repitiendo. Sin embargo, mi reacción ante esos patrones ha evolucionado y sigue haciéndolo.

La «mente como el agua» es un estado que conozco y experimento desde hace años aunque, hasta hace relativamente poco, con menos frecuencia de la que me hubiera gustado.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, noto como ahora fluyo en ese estado cada vez más tiempo. Con la «mente como el agua» y a «velocidad de crucero». Y me gusta. Mucho.

No sé si será cosa de mi avance en el camino para dominar GTD o, simplemente, que el paso de los años te enseña a tomarte las cosas con otra filosofía.

O tal vez sean ambas cosas 😉

El símbolo de un hito

Cuando un avión alcanza la velocidad de crucero entra también en lo que podríamos calificar como la etapa más tranquila y menos arriesgada de todo el vuelo.

Por fin puedes quitarte el cinturón de seguridad y respirar con tranquilidad. Los nervios (y riesgos) del despegue quedan atrás.

Para mí la red ha llegado a ese punto. Creo que podemos dar por oficialmente concluido el despegue y disfrutar del vuelo.

Sí, es probable que en algún momento atravesemos turbulencias —¿qué vuelo se libra de ellas?— pero, por ahora, todo fluye según lo previsto.

Las crónicas

He dejado para el final las crónicas en sí de estas Jornadas porque cada vez me cuesta más diferenciar entre unas Jornadas y un día cualquiera trabajando en la red.

Sí, es cierto que en las Jornadas abordamos una diversidad de temas mayor que en una reunión cotidiana.

Y también es cierto que, afortunadamente, el contenido de lo que tratamos en ellas tiene cada vez mayor calado estratégico.

Pero las Jornadas han dejado de ser días especiales para ser días simplemente distintos. Y esto, más que bueno, es excelente.

Por otro lado, estas Jornadas han sido un tanto extrañas. Cambiamos las fechas por razones operativas y en lugar de a principio de curso escolar las hicimos a finales del mismo.

Lógicamente el nivel de energía y la actitud con la que se llega en uno u otro caso son distintos, sin que ello signifique ni mejor ni peor, sino simplemente eso: distintos.

Además, compartimos un ejercicio individual de visión a corto, medio y largo plazo que, como es lógico, nos enfrentó a realidades incómodas que en ocasiones preferiríamos ignorar.

Un ejemplo de esto es el proyecto de GTD LATAM, que con tan buenas expectativas comenzó.

Esta zona geográfica se ha visto muy duramente afectada por la COVID-19 y el grado actual de incertidumbre es elevado, lo que podría suponer la cancelación del proyecto en los próximos meses si la cosa no cambia.

Al margen de lo anterior, han sido unas Jornadas enormemente efectivas gracias a nuestra metodología OPTIMA LAB para gestión efectiva de reuniones, que todos los nodos de la red tenemos ya 100% interiorizada.

Y poco más que contar. Tenemos muchas ganas de celebrar unas Jornadas presenciales, así que vamos a intentar que así sea más pronto que tarde.

Hasta entonces, seguiremos avanzando en un final de año apasionante con algunos proyectos clave que tenemos muchas ganas de dar a conocer.

Y lo haremos disfrutando, con la «mente como el agua» y a «velocidad de crucero».

Todo el contenido de Óptima Infinito, el Blog de José Miguel Bolívar, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2008-2021 José Miguel Bolívar - Algunos derechos reservados

Ir al contenido