Óptima Infinito

El Blog de José Miguel Bolívar

Optima infinito

GTD es Para No Hacer

| tiempo de lectura 2:34'
Gebaumel in der Hängematte, cortesía de Robert Wetzlmayr

“Es fácil decidir qué hacer, lo difícil es decidir que no hacer”. Michael Dell

Uno de los requisitos básicos para lograr ser realmente productivo es saber diferenciar lo posible de lo deseable, ya que, por lo general, sueles desear hacer muchas más cosas de las que físicamente puedes hacer.

El principal motivo por el que las técnicas tradicionales de gestión del tiempo no sirven es porque obvian este principio tan sencillo como fundamental.

A día de hoy vivimos en un mundo en el que siempre vas a tener más cosas por hacer, información que procesar o personas que conocer que tiempo disponible. Por eso es fundamental que cualquier metodología para la productividad personal integre esta realidad en su modelo o, de lo contrario, fracasará.

Las metodologías antiguas siguen operando en el paradigma de lo predecible, de lo planificable, de lo estático y limitado. Aún no han evolucionado adaptándose al paradigma de la abundancia y por eso siguen ignorando realidades tan evidentes como las interrupciones, la sobrecarga de trabajo o de información y los constantes cambios de prioridad.

Por otra parte, en la empresa también se cumple el Principio de Pareto, es decir, el 80% del valor que generan los empleados procede del 20% del trabajo que hacen. Las empresas son conscientes de que gran parte de las tareas diarias no son más que burocracia de escaso o nulo valor añadido, así que en realidad no les importa tanto que quede parte sin hacer. Lo contrario, tener recursos ociosos, les preocupa mucho más.

Por este motivo, cualquier empresa moderna y eficiente tiene diseñados sus recursos humanos para que siempre haya tarea en exceso. El que habitualmente salgas de la oficina habiendo dejado cosas sin hacer no significa que seas un incompetente; es que, si lograras acabar a diario la totalidad de tu trabajo, probablemente ya habrías sido despedido.

Esto significa que el verdadero reto del trabajador del conocimiento no consiste en hacer todo sino en discriminar de forma acertada qué hacer y, principalmente, que no hacer.

Algo parecido ocurre a nivel personal. Si esperas a haber acabado todas las tareas relacionadas con tu trabajo para comenzar aquellas otras relacionadas con tu vida privada, pronto descubrirás que te has quedado sin vida privada. Nuevamente se impone la necesidad de decidir qué tiene sentido dejar de hacer en ambos frentes a fin de encontrar un equilibrio satisfactorio para ti.

De todas las metodologías de productividad personal que conozco, la única que está diseñada para que sepas qué no hacer es GTD.

Porque para saber qué no hacer necesitas fundamentalmente dos cosas:

  1. Control: Saber cuáles son todas las opciones disponibles en un momento dado es el único modo de poder tomar una decisión informada sobre qué hacer y qué no hacer. El método de los cinco pasos para administrar tu trabajo es una herramienta diseñada específicamente para que puedas disponer de esta información
  2. Perspectiva: Saber cómo puede influir tu decisión sobre qué hacer y qué no hacer en los resultados que quieres conseguir a corto, medio y largo plazo es la única forma de asegurar que tus acciones estén siempre alineadas con tus objetivos y que no sean fruto de la presión del momento o de circunstancias conyunturales. El modelo de seis niveles de enfoque te proporciona las herramientas adecuadas para lograr dicha perspectiva

Así que si alguien te pregunta qué ofrece GTD que no ofrece ningún otro método de productividad personal, ya tienes la respuesta: GTD, además de ayudarte a hacer, te da las herramientas necesarias para decidir, con criterio, qué no hacer.

Post relacionados

Comentarios

Iago Fraga avatar
Iago Fraga


Admito que me esperaba otra cosa con el título, pero me ha gustado el contenido como siempre.

Sólo apuntar que, con las tareas que vamos dejando repetidas veces suele darse un fenómeno. Rara es la vez que una tarea no lleva asociada una fecha límite. Así que nuestra posposición sucesiva puede acabar haciendo que se revalorice cerca de la fecha límite con lo que será digna de hacerse. Sino fuese así entonces probablemente se tratase de algo poco necesario.

Si nuestros criterios son objetivos y justos posponer repetidas veces lo más simple no es un capricho, es un deber.

 avatar


Gracias Iago. Posponer tareas es también un mecanismo de "selección natural" que te permite ir "dejando atrás" tareas que en su momento te parecieron muy importantes o necesarias pero que con el paso del tiempo evidencian no serlo tanto.

Cruzygalan avatar
Cruzygalan


Como siempre muy instructivo y clarificador, ¡cuanto adelantariamos si fuéramos capaces de saber que no debemos de hacer en cada momento!

 avatar


Muchas gracias. Con GTD es posible y más sencillo de lo que parece :)

Asociados Contigo avatar
Asociados Contigo


Muy buen post ; Un momento para cada cosa y cada cosa en su momento para no caer en el colapso productivo

 avatar


Muchas gracias. Limitar por contexto, nivel de energía necesario y tiempo disponible limita adecuadamente el número de opciones disponibles.

Todo el contenido de Óptima Infinito, el Blog de José Miguel Bolívar, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2008-2020 José Miguel Bolívar - Algunos derechos reservados

Ir al contenido