Óptima Infinito

El Blog de José Miguel Bolívar

Optima infinito

Desarrollo Personal: El Cerebro es un Adorno Caro

| tiempo de lectura 2:18'

Recientemente tuve oportunidad de asistir a un curso de Gestión Personal con el maestro Berto Pena y me gustó mucho el concepto que explicaba Berto sobre nuestro «yo diario» y la necesidad de administrar este valioso tesoro como haría un buen broker con su cartera de valores.

Lo cierto es que todos hemos ido adquiriendo o desarrollando una serie de hábitos improductivos a lo largo de nuestra vida. La combinación de todos estos hábitos no sólo constituye un enorme lastre, que nos dificulta mostrar el «mejor yo» del que habla Berto, sino que además nos sale carísimo y no sólo en el aspecto económico, que también, sino en salud, relaciones y calidad de vida en general.

Si crees que detectar o identificar que eres presa de estos hábitos es algo difícil, te equivocas; es muy sencillo y lo único que necesitas para ello es pararte un poco a pensar.

Desgraciadamente vivimos inmersos en una dinámica en la que se suele dar más prioridad a lo urgente que a lo verdaderamente importante. Pensar es una de esas cosas importantes que posponemos una y otra vez y las consecuencias de ello son cada día más evidentes: insatisfacción creciente con nuestro trabajo y nuestra vida, estrés, depresión… ¿Cuántos de tus hábitos improductivos te aportan realmente algo a la hora de ser mejor persona o mejor profesional?

Con frecuencia incorporamos nuevos hábitos improductivos sin pararnos a pensar por qué lo hacemos; si realmente aportan algo o si simplemente son más carga inútil.

El mimetismo sustituye al análisis y al sentido crítico, haciendo que nos parezcamos cada vez más a un robot: limitados a seguir instruccionesy repetir lo que vemos y oímos sin previamente procesarlo, inconscientes del enorme coste que esta actitud supone en nuestras vidas.

¿Cómo salir de este círculo vicioso? Lo primero que necesitas es parar por un momento y analizar un día cualquiera de tu vida, desde que te levantas hasta que te vuelves a ir a la cama. Repasa las cosas que haces durante ese período de tiempo intentando detectar hábitos que te roban tiempo, te estresan y te limitan. Algunos ejemplos serían: comprobar el e-mail cada vez que llega un nuevo mensaje, no apagar el móvil cuando ha terminado la jornada laboral, quedarte en la oficina «calentando la silla», llevarte trabajo a casa el fin de semana o no desconectar totalmente cuando estás de vacaciones…

¿Realmente aporta alguno de esos hábitos un valor concreto y diferencial a tu vida o simplemente te has convertido en un esclavo de ti mismo?

Piensa ahora en los hábitos saludables que no tienes: hacer deporte regularmente, dormir lo suficiente a diario, comer sano, aprender a disfrutar del momento, desarrollar día a día tu sentido crítico… ¿Qué vas a hacer a partir de ahora para ir sustituyendo los hábitos improductivos por hábitos productivos?

Usa tu cerebro para pensar regularmente en las cosas que haces de forma habitual; en lo que aportan o quitan a tu vida. Pensar es un ejercicio sencillo que te acerca a lo que realmente eres y quieres.

Aprovéchate de disponer de tan potente herramienta e intenta sacarle el máximo partido porque, como elemento decorativo, el cerebro es un adorno caro.

Post relacionados

Comentarios

Yoriento avatar
Yoriento


Es que sustituir los hábitos improductivos por otros más razonables es lo que se llama "cambiar" y conlleva toda una "ingeniería conductual" diaria ;)

Buena reflexión, José Miguel. ;)

 avatar


Muchas gracias, Alfonso. La propuesta de la entrada es pasar de ser "inconscientemente incompetentes" en hábitos saludables a "conscientemente incompetentes" en dichos hábitos. Es sólo un primer paso pero por algo hay que empezar...

Alberto Real avatar
Alberto Real


¿Quien define lo que es un hábito saludable? ¿Quien define que uno se ha vuelto esclavo de uno mismo? ¿Qué es la producción? ¿Qué no es la producción? Lo que más me gusta es que anime al desarrollo del sentido crítico. Pero ¡ojo! el sentido crítco le lleva a cada se humano a un sitio diferente. ¿Hacia donde le lleva el suyo? Un saludo sincero.

 avatar


La respuesta no es blanca o negra. Hay hábitos objetivamente no saludables, como fumar y otros que dependen de cada uno. En este segundo caso corresponde al individuo decidir qué es saludable y qué no. En el contexto de la entrada, un hábito saludable es el que te acerca a lo que eres y quieres. Uno se ha vuelto esclavo de sí mismo cuando es presa de sus hábitos no saludables (según la definición de uno mismo). El sentido crítico lleva a cada ser humano a un sitio diferente pero ayuda a marcar la dirección correcta en todos los casos.
Un saludo.

Jose Luis Montero avatar
Jose Luis Montero


El entorno nos acaba conduciendo a esta actitud de shooters, preocupados por el problema inmediato y su solución rápida. Pero, hemos sido educados, mal que nos pese, en esa dinámica desde los tres años que ingresamos en un sistema educativo preocupado por enseñarnos a "conocer", pero ajeno al "pensar".
Saludos
.-= Lo último en el blog de Jose Luis Montero ..INSOSTENIBLE =-.

 avatar


Todos padecemos el mismo sistema ¿educativo? pero no todos tenemos esta actitud de shooters que comentas. Debe haber algo más... ¿no?

Nacho Muñoz avatar
Nacho Muñoz


Me gusta mucho eso de administrar la gestión personal ("ese valioso tesoro") como lo haría un broker con su cartera de valores. Al final conceptos tan manidos como el de capital humano van a tener sentido: ¿Ssomos conscientes de la gestión de nuestro capital, ya sea tangible o intangible, económico o humano? ¿Somos conscientes de la importancia de gestionarlo para alcanzar escenarios constantes de estabilidad y desarrollo?

Y el reto, desde mi punto de vista es: ¿cómo sensibilizar a ese7a que no quiere escuchar para que pase de ser inconscientemente incompetente a conscientemente incompetente?

Me encantan tus artículos, pero me sincero: estoy enganchado a tus "miércoles".
.-= Lo último en el blog de Nacho Muñoz ..Prohibido quejarse =-.

 avatar


A mí me encanta que estés enganchado :-)
Respecto a tu pregunta, yo creo que no. No somos conscientes porque, seamos sinceros, tampoco ha hecho demasiad falta, excepto en determinadas áreas. También es cierto que creo que esto va a cambiar significativamente en el futuro.
¿Qué podemos hacer para producir esta sensibilización? Acercarles a la ventana del futuro posible y que vean los resultados positivos del cambio.

Todo el contenido de Óptima Infinito, el Blog de José Miguel Bolívar, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2008-2020 José Miguel Bolívar - Algunos derechos reservados

Ir al contenido